¿Una boda en invierno? Aunque a algunos esta idea les pueda sonar rara, lo cierto es que el invierno es una estación perfecta para celebrar una boda. Si nunca te habías planteado un matrimonio en estas fechas, te explicamos todas sus ventajas. ¡Abrígate, nos vamos de boda!

Uno de los principales beneficios es que podrás olvidarte de los quebraderos de cabeza y de las listas de espera para encontrar el lugar del enlace. El invierno es una estación llena de encanto y, durante estos meses, suele ser más sencillo cerrar una fecha, incluso con poca antelación. Tanto si estás pensando en una ceremonia religiosa como civil, no será difícil encontrar el lugar idílico que habíais soñado para este día.

¿Te asusta el frío? Pues no te preocupes por ello. La mayoría de lugares de celebración están acondicionados para que tanto los novios como los invitados disfruten de este día tan especial con la mayor comodidad. En nuestra finca FuenteArcos contamos con diferentes salones en los que puedes celebrar tu enlace y continuar la fiesta hasta que el cuerpo aguante, perfectamente climatizados para disfrutar de la belleza de estas fechas. Y si el día lo permite, siempre podréis disponer de nuestros preciosos jardines al aire libre.

Además, puedes aprovechar los elementos que proporciona la naturaleza para sorprender a tus invitados con detalles muy típicos de estas fechas. Los espacios nevados, la luz romántica de los atardeceres de invierno o regalos como unas cálidas mantas entusiasmarán a todos. También puedes incluir flores de temporada como anémonas, rosas, tulipanes o incluso brotes de algodón en la decoración, una apuesta colorida para llenar de alegría tu celebración.

Un menú muy especial

El invierno es sinónimo de Navidad, Año Nuevo y Reyes, de tiempo en casa con la familia y amigos. Así que, ¿por qué no incluir un guiño a estas festividades en tu menú?

 

 

Las sopas y cremas caliente son la mejor opción para un entrante en estas fechas. Sopa de cebolla, de marisco o una crema de temporada a base de castañas son solo algunas opciones. Para el plato principal, la variedad es amplia, tanto si os decantáis por carne o por pescado. Si escogéis esta segunda opción, el bacalao o la lubina son una excelente elección.

En bodas invernales y aprovechando la fruta de temporada, se puede servir un ante postre como un delicioso sorbete de naranjas al cava o un helado de fresas al mascarpone que preceda a la tarta nupcial o al postre elegido.

Este invierno, descubre todas las ofertas que ofrecemos en FuenteArcos, con descuentos de hasta el 29% en las celebraciones de noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo.

Sea cual sea el tipo de boda que estás pensando, ten en cuenta que son las personas y los pequeños detalles los que harán del día de tu boda un momento inolvidable.