Queso y vino, el matrimonio perfecto

¡Compartimos algunos consejos para lograr el maridaje adecuado!

Cuando se trata de una celebración especial, los detalles son esenciales y la gastronomía juega un papel central. Un buen vino, acompañado de un selecto bocado, suele ser una combinación ganadora que garantizará una velada maravillosa e inolvidable.

Por eso, en cualquier evento, sobre todo cuando son corporativos, una buena opción es contar con una mesa de quesos acompañada de los mejores vinos pero, ¿cómo hacer un buen maridaje?

Vinos y quesos son una buena combinación siempre que sepas cómo combinarlos para que ninguno pierda su sabor. Si estás pensando en esta opción para tu próxima celebración, toma nota de las recomendaciones que compartimos y apórtale un toque diferente.

Vinos tintos con quesos duros

Los vinos tintos tienden a maridarse con quesos duros pero de sabores suaves, como el caso del Tinto Rioja crianza o un Ribera del Duero joven, que va muy bien con quesos como el Cheddar o el Gouda. Este último queso también se puede emparejar con un tinto suave con aromas afrutados como el Bierzo.
De la misma forma, los quesos de pasta prensada como el Manchego, Pecorino, Parmesano y el pasta blanda Brie, se fusionan en una exquisita combinación con los vinos tánicos, aunque este último queso resulta igual de sublime maridándolo con vinos blancos.

Vinos blancos y quesos cremosos

Pues sí, la versatilidad del queso Brie le permite emparejarse también con un blanco como un Ribeiro Treixadura. Este vino se deja maridar también plácidamente con otro queso cremoso como el Camembert.
Y para seguir con los vinos blancos, un buen Verdejo o un Ribeiro 100% Treixadura son, sin duda alguna, de los mejores acompañantes para los quesos de cabra y el mozzarella. El gallego queso de Tetilla es ideal para maridar con tintos, blancos o rosados.
Seguramente has visto más de una vez en las mesas de queso el popular Roquefort o Gorgonzola, esa bola azul de fuerte olor y sabor, que combina muy bien con el vino alemán Riesling o el vetusto italiano Zinfandel

Y de postre, un espumoso

Para los espumosos como el Champán o el Cava Brut o tempranillo Joven, también existen compañeros, como es el caso de los quesos tipo Robiola y el Camembert.

Si aún no te has decidido, siempre puedes dejar la organización del evento en manos de los profesionales de FuenteArcos, tu finca maravillosa, quienes se encargarán de crear una mesa de quesos inolvidable para acompañar con exquisitos vinos.
Además, organizamos catas de vinos en Madrid adaptadas a todos los paladares. Descubre todo lo que podemos hacer por ti en nuestra página web: http://www.fuentearcos.com
Y tú, ¿qué opciones conoces para realizar un buen maridaje? Cuéntanoslo en nuestras redes sociales: @fuentearcos