Preparar una boda es una tarea gratificante y llena de magia, que te permitirá disfrutar de uno de los días más importantes de tu vida junto a tu familia y amigos. Pero también es una misión extenuante, en la que has de tener en cuenta infinidad de detalles que no puedes pasar por alto.

Por eso, muchas parejas esperan con ansia el momento de empezar su luna de miel. Sea cual sea tu caso y el momento elegido para irte de viaje de novios, en FuenteArcos te proponemos una selección de los mejores destinos para disfrutar en pareja y para vivir nuevas experiencias con las que dar envidia a los más allegados.

Destinos tradicionales, itinerarios culturales, planes multiaventura, un safari, un crucero, un road trip… Existen alternativas para todos los gustos y bolsillos. ¿Quieres descubrir cuáles son los destinos de moda?

 

Ciudad y playa: Nueva York y República Dominicana

 

La ciudad de Nueva York no necesita presentación y es un lugar que cualquiera debe visitar al menos una vez en la vida. Si, además, lo hacéis durante vuestra Luna de Miel, podréis disfrutar de románticos paseos por Central Park, de un precioso atardecer bajo el puente de Brooklyn o de una intensa jornada de compras en la 5ª Avenida, después de haber subido al Empire State. Y es que Nueva York hace honor a su fama. En la ciudad que nunca duerme, podrás disfrutar de interminables jornadas urbanas.

Después, ¿qué mejor plan que reservar unos días para gozar de la tranquilidad y el descanso que ofrece el mar Caribe?

República Dominicana destaca por su entorno natural y por sus imponentes playas. El paraíso soñado después de unos días en la ciudad, ideal para reponer fuerzas y relajarse antes de la vuelta a la realidad.

 

Safari en África

 

Puede que os lo hayáis planteado antes o puede que no, pero hacer un safari por África es una de las últimas tendencias en viajes de novios. Un plan diferente y lleno de encanto.

La mejor época para viajar al continente africano son los meses de junio, julio y agosto coincidiendo con la época seca en África, y los meses de enero y febrero, que es cuando predomina la temporada estival. Una vez allí, podéis optar por realizar un safari con guía local, paseos en bicicleta y caminatas, visitar comunidades locales…

Después de haber exprimido al máximo vuestra estancia en la sabana africana, podéis optar por sumar al viaje una parada en un destino paradisíaco como Zanzíbar, Isla Mauricio o Seychelles. Islas de ensueño, exóticas y románticas situadas en el Océano Índico bañadas por aguas cristalinas y rodeadas de arena blanca y de una exuberante naturaleza.

 

Crucero por el Mediterráneo: 2.510.000 km2 de historia

 

 

De Algeciras a Estambul, el Mediterráneo encierra en sus aguas el pasado de numerosas civilizaciones antiguas como los egipcios, los fenicios, hebreos, griegos, cartagineses, romanos, etc.

Un mar que cada año atrae a gente de todo el mundo y que puede ser el destino ideal si deseáis disfrutar de una Luna de Miel llena de historia y cultura. Por ejemplo, uno de los recorridos más románticos que se pueden realizar parte desde Venecia, en Italia, y recorre lugares maravillosos como Dubrovnik (Croacia) y Atenas (Grecia), para finalizar en la misteriosa Estambul (Turquía).

 

Para los que lo quieren todo: Australia

 

Si sois incapaces de decidir entre naturaleza o ciudad y disponéis de al menos tres semanas para vuestro viaje de novios, Australia puede ser la solución. Un país en el que existen innumerables lugares espectaculares que visitar.

En función del tiempo del que dispongáis y de vuestras preferencias, podéis ajustar el viaje dando prioridad a lo que más os guste. Sídney, la Gran Barrera de Coral o la inmensidad de Ayer’s Rock son los “must”. Como extra, podéis añadir unos días inolvidables en Port Douglas, en alguna isla privada de la Gran Barrera, recorrer la Gold Coast, o disfrutar de unos días inolvidables en la isla de Lord Howe.