Después de meses de nervios organizando la boda y tras el merecido relax de la Luna de Miel, muchas parejas de recién casados se enfrentan a otra tarea no menos difícil e importante: decorar el nuevo hogar.

Tanto si se trata de una casa en propiedad como de una vivienda en alquiler, decorar el nuevo hogar y acomodarlo al gusto de la pareja es todo un reto que llega, además, de un momento en el que el bolsillo no se encuentra precisamente desahogado.

Sea cual sea el caso y el presupuesto disponible, en FuenteArcos queremos acompañaros en esta tarea con una serie de consejos que facilitarán esta transición hasta vuestro nuevo hogar.

  1. Paciencia, paciencia y paciencia

Aunque pueda sonar a tópico, no conviene que te dejes llevar por las prisas. Siéntate junto a tu pareja y dedicad tiempo a ojear juntos revistas y páginas web de decoración para decidir qué toque queréis darle a vuestra casa.

  1. Elegid el estilo más apropiado para vuestro hogar

Mucha gente opta hoy en día por seguir nuevas tendencias y estilos; otros prefieren recurrir a lo más clásico. No existe una guía. Cada pareja es un mundo y lo más importante es optar por un estilo que se adapte a vuestra personalidad y que os permita cubrir todas las necesidades de espacio y de habitabilidad.

Por ejemplo, son muchas las parejas que optan hoy en día por el feng shui, toda una filosofía de vida, que se basa en encontrar el equilibrio y en aportar energía positiva a los espacios en los que habitamos.

El feng shui tiene como pilares fundamentales aspectos como el orden, la luz, la orientación, el tipo de materiales empleados y cómo se combinan… Todo ello determina cuánto y cómo se canaliza la energía en el hogar y si esta es positiva o no.

Otra de las tendencias de moda en decoración es el estilo nórdico, importado de países como Noruega, Suecia, Finlandia o Dinamarca. Con una base funcional, bella y sencilla, está presente cada vez en más hogares.

 

 

En la decoración nórdica predominan siempre los colores claros, tanto en paredes y suelos como en los muebles, y lanaturaleza es la protagonista. Muchos materiales, texturas, telas y motivos decorativos provienen directamente de la naturaleza. Priman las formas sencillas y los motivos geométricos, aunque se pueden combinar estilos e incorporarse otros elementos como antigüedades o piezas étnicas.

  1. Ahorra

Después de los gastos de la boda, lo último que necesitas es derrochar y seguir gastando. Por eso, una buena idea es hacer una lista de los objetos básicos que necesitáis para poder empezar a vivir en vuestro nuevo hogar y comenzar por ahí. Siempre podréis ampliar la lista después.

Otra solución por la que optan muchas parejas de recién casados es por comprar algunos muebles o elementos decorativos de segunda mano a través de internet o de APPs.

  1. Mide bien los muebles

Un error muy común a la hora de amueblar una casa, sobre todo para parejas “primerizas”, es comprar muebles más grandes que el espacio disponible. Coge cinta métrica, papel y boli y hazte un plano de cada estancia antes de lanzarte a la compra de los muebles. Esto te dará una visión más realista del resultado final.

 

Aunque pueda parecer difícil, decorar vuestra primera casa como matrimonio es también un reto conjunto y una tarea ilusionante. Por eso, la clave es no tener prisa y ajustar el presupuesto disponible a las necesidades para poder lograr un estilo propio, que convierta vuestra casa en un verdadero hogar.