Salmorejo cordobés con helado de aceite de oliva, pura tradición española

Si eres un apasionado de la gastronomía tradicional española, seguro que ya has probado más de una vez el salmorejo. Puede que, incluso, te hayas atrevido con alguna de sus variedades más recientes como el salmorejo de mango, de melón o de manzana.

Y es que este plato de orígenes humildes se fue extendiendo desde Andalucía hasta el resto de la península entre finales del siglo XIX y durante el siglo XX hasta adquirir fama universal. Hoy en día, es uno de los entrantes fríos preferidos en los menús de bodas y comuniones, en los  eventos más selectos, en todo tipo de celebraciones o comidas especiales.

Su sencilla y rápida elaboración – apenas necesitarás ingredientes muy fáciles de encontrar como pan, tomate, ajo, aceite de oliva y sal – no le quita ni un ápice de sabor. Y más aún, si sabes combinarlo con la dosis adecuada de creatividad. Un plato perfecto para bajar la temperatura en esos días en los que ya empieza a apretar el calor y el cuerpo necesita alimentos más ligeros y frescos.

En FuenteArcos, hemos apostado esta vez por una receta que combina lo mejor de la tradición cordobesa, con un novedoso helado de aceite de oliva y un crujiente de jamón, para dar el toque de sabor a nuestro salmorejo. Una fusión perfecta, desenfadada y refrescante, ideal para servir en celebraciones al aire libre, en eventos que se celebren en primavera o verano o simplemente en una ocasión especial en la que desees agasajar a tus invitados con la mejor cocina española.

Si eres de los que aman las recetas de toda la vida, ¿por qué no probar a incluirlo en alguno de nuestros menús? Atrévete, saboréalo y disfruta, y cuéntanos qué te parece.

INGREDIENTES:

  • Tomate
  • Pan
  • Ajo
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal
  • – Helado de aceite de oliva

ELABORACIÓN DEL SALMOREJO:

Triturar el tomate con el pan, el ajo, la sal y el vinagre e ir emulsionando con el aceite de oliva.

Colar con por un chino.

Cocer los huevos. Dejar enfriar y cortar en pedacitos pequeños o pasarlos por el pasapurés.

ELABORACIÓN DEL CRUJIENTE DE JAMÓN:

Cortar el jamón muy fino, asar en el horno y secar con papel de horno.

PRESENTACIÓN:

En un plato de sombrero colocar la bola de helado de aceite de oliva y añadir el crujiente de jamón alrededor de la bola de helado con el huevo picado. Servir el salmorejo frío con una jarra y llevar a la mesa.