Bacalao al pil-pil para deleitar el paladar

¿Quién no ha sentido alguna vez, en medio del ajetreo de la gran ciudad, la necesidad de respirar la brisa del mar? Recuperar los sabores y aromas que nos trasladan a esas noches de verano en la playa, a un paseo relajado junto a las luces del puerto y a una conversación a medianoche.

En FuenteArcos queremos que todas y cada una de nuestras propuestas sean una experiencia única e irrepetible para los sentidos. Por eso, nos gusta mezclar lo mejor de la tradición culinaria española con nuevos y atrevidos sabores para garantizar que todos los invitados de nuestros eventos disfruten hasta el último bocado.

Como entrante o aperitivo en un cocktail, o como primer plato en el menú de una celebración o evento especial, este bacalao al pil-pil es todo un ejemplo de deleite para los sentidos. Porque lo clásico no está reñido con la innovación.

Necesitarás, por supuesto, el elemento estrella en este plato de orígenes vascos y presencia universal: el bacalao. Si son lomos frescos, mucho mejor. Aceite de oliva virgen extra, ajo y guindilla completan la receta original pero en FuenteArcos, hoy te presentamos una propuesta que va un paso más allá. Para elaborar el pil-pil, utilizaremos un delicioso puré de calabaza y mango que dotará de una textura y de un sabor especial al plato tradicional.

Así, elaboraremos una receta deliciosa y sana, ideal para servir en eventos o celebraciones y apta para públicos de todas las edades. A las proteínas del bacalao, le estaremos sumando el aporte de vitaminas y minerales de la calabaza y los antioxidantes del mango.

La mezcla perfecta de salud y sabor que nos transportará a esas felices noches de verano en las que el tiempo pasa más despacio y la vida se saborea mejor.

INGREDIENTES:

  • Lomo de bacalao
  • Aceite de oliva
  • Guindilla
  • Ajo
  • Calabaza
  • Mango
  • Verduras variadas
  • Galletas Oreo

ELABORACIÓN:

Confitar el bacalao en el aceite con el ajo y la guindilla. Reservar.

Para el pil-pil mezclar puré de mango y calabaza y añadir el aceite donde hemos confitado el bacalao. Emulsionar.

PRESENTACIÓN:

Quitar la crema de las galletas Oreo y triturar las galletas hasta hacer una tierra. Colocar una base de “tierra de Oreo” en el plato. Colocar el bacalao y napara con el pil-pil. Decorar el plato con huevas de pez volador y añadir verduritas al vapor como guarnición.


Salmorejo cordobés con helado de aceite de oliva, pura tradición española

Si eres un apasionado de la gastronomía tradicional española, seguro que ya has probado más de una vez el salmorejo. Puede que, incluso, te hayas atrevido con alguna de sus variedades más recientes como el salmorejo de mango, de melón o de manzana.

Y es que este plato de orígenes humildes se fue extendiendo desde Andalucía hasta el resto de la península entre finales del siglo XIX y durante el siglo XX hasta adquirir fama universal. Hoy en día, es uno de los entrantes fríos preferidos en los menús de bodas y comuniones, en los  eventos más selectos, en todo tipo de celebraciones o comidas especiales.

Su sencilla y rápida elaboración – apenas necesitarás ingredientes muy fáciles de encontrar como pan, tomate, ajo, aceite de oliva y sal – no le quita ni un ápice de sabor. Y más aún, si sabes combinarlo con la dosis adecuada de creatividad. Un plato perfecto para bajar la temperatura en esos días en los que ya empieza a apretar el calor y el cuerpo necesita alimentos más ligeros y frescos.

En FuenteArcos, hemos apostado esta vez por una receta que combina lo mejor de la tradición cordobesa, con un novedoso helado de aceite de oliva y un crujiente de jamón, para dar el toque de sabor a nuestro salmorejo. Una fusión perfecta, desenfadada y refrescante, ideal para servir en celebraciones al aire libre, en eventos que se celebren en primavera o verano o simplemente en una ocasión especial en la que desees agasajar a tus invitados con la mejor cocina española.

Si eres de los que aman las recetas de toda la vida, ¿por qué no probar a incluirlo en alguno de nuestros menús? Atrévete, saboréalo y disfruta, y cuéntanos qué te parece.

INGREDIENTES:

  • Tomate
  • Pan
  • Ajo
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal
  • - Helado de aceite de oliva

ELABORACIÓN DEL SALMOREJO:

Triturar el tomate con el pan, el ajo, la sal y el vinagre e ir emulsionando con el aceite de oliva.

Colar con por un chino.

Cocer los huevos. Dejar enfriar y cortar en pedacitos pequeños o pasarlos por el pasapurés.

ELABORACIÓN DEL CRUJIENTE DE JAMÓN:

Cortar el jamón muy fino, asar en el horno y secar con papel de horno.

PRESENTACIÓN:

En un plato de sombrero colocar la bola de helado de aceite de oliva y añadir el crujiente de jamón alrededor de la bola de helado con el huevo picado. Servir el salmorejo frío con una jarra y llevar a la mesa.


Ensalada de bogavante: exquisito sabor a mar

¿Quién  dijo que las ensaladas tuvieran que ser aburridas? En FuenteArcos nos encanta innovar y buscar las últimas tendencias en la mesa para hacer de tus menús algo único, el complemento perfecto para tus celebraciones o eventos especiales.

Por eso, hoy te presentamos una peculiar ensalada con mucho sabor a mar. Un plato elegante y fresco a base de bogavante, mayonesa de aguacate y aceite avainillado. Toda una fusión de sabores que no dejará a nadie indiferente.

Y es que el bogavante es uno de los mariscos más preciados y deseados del mundo, por lo que un plato que tenga como ingrediente principal a este gran crustáceo nunca puede saber mal.

El bogavante es un animal esquivo, solitario, típicamente nocturno y que habita en lugares rocosos a poca profundidad – rara vez se encuentra más allá de los 50 metros de profundidad. Aunque es originario del Océano Atlántico, hoy en día se puede encontrar también en algunas partes del mar Mediterráneo y el Mar Negro, de diferentes tamaños y calidades.

Desde un punto de vista culinario, el bogavante es toda una joya por su sabor a mar y el contraste de texturas en sus zonas carnosas. Pero es que, aparte de su sabor, el bogavante es un alimento lleno de nutrientes, lleno de proteínas, aminoácidos esenciales y con muy poca grasa. Uno de los animales más preciados y mejor valorados en la mesa. Para muchos, la cabeza es su parte más preciada aunque para gustos, colores.

En FuenteArcos hemos apostado esta vez por aderezarlo con una refrescante salsa mayonesa de aguacate y una base de tartar de tomate y manzana confitada, todo ello rociado con un toque de aceite de oliva con sabor a vainilla. La manera perfecta de convertir esta ensalada en el plato estrella de tu menú.

Busca lápiz, papel y toma nota de los ingredientes y preparación de esta suculenta ensalada:

INGREDIENTES:

  • Mezclum de lechugas
  • Bogavante cocido
  • Huevas de pez volador
  • Tomate
  • Aguacate
  • Mayonesa
  • Manzana
  • Aceite de oliva
  • Vainilla
  • Azúcar

ELABORACIÓN:

Pelar el bogavante y las pinzas. Reservar la cabeza y la cola para el montaje del plato.

Pelar el tomate, vaciarlo, picarlo en brunoise y dejar macerar en soja.

Confitar las manzanas con azúcar y aceite. Cortar en brunoise y reservar.

Añadir el aguacate a la mayonesa y triturar.

PRESENTACIÓN:

Hacer una base de mayonesa de aguacate y poner encima la lechuga, el tartar de tomate y la manzana confitada. Colocar el bogavante cocido con la cabeza y la cola para decorar y aliñar con el aceite avainillado.


Queso y vino, el matrimonio perfecto

¡Compartimos algunos consejos para lograr el maridaje adecuado!

Cuando se trata de una celebración especial, los detalles son esenciales y la gastronomía juega un papel central. Un buen vino, acompañado de un selecto bocado, suele ser una combinación ganadora que garantizará una velada maravillosa e inolvidable.

Por eso, en cualquier evento, sobre todo cuando son corporativos, una buena opción es contar con una mesa de quesos acompañada de los mejores vinos pero, ¿cómo hacer un buen maridaje?

Vinos y quesos son una buena combinación siempre que sepas cómo combinarlos para que ninguno pierda su sabor. Si estás pensando en esta opción para tu próxima celebración, toma nota de las recomendaciones que compartimos y apórtale un toque diferente.

Vinos tintos con quesos duros

Los vinos tintos tienden a maridarse con quesos duros pero de sabores suaves, como el caso del Tinto Rioja crianza o un Ribera del Duero joven, que va muy bien con quesos como el Cheddar o el Gouda. Este último queso también se puede emparejar con un tinto suave con aromas afrutados como el Bierzo.
De la misma forma, los quesos de pasta prensada como el Manchego, Pecorino, Parmesano y el pasta blanda Brie, se fusionan en una exquisita combinación con los vinos tánicos, aunque este último queso resulta igual de sublime maridándolo con vinos blancos.

Vinos blancos y quesos cremosos

Pues sí, la versatilidad del queso Brie le permite emparejarse también con un blanco como un Ribeiro Treixadura. Este vino se deja maridar también plácidamente con otro queso cremoso como el Camembert.
Y para seguir con los vinos blancos, un buen Verdejo o un Ribeiro 100% Treixadura son, sin duda alguna, de los mejores acompañantes para los quesos de cabra y el mozzarella. El gallego queso de Tetilla es ideal para maridar con tintos, blancos o rosados.
Seguramente has visto más de una vez en las mesas de queso el popular Roquefort o Gorgonzola, esa bola azul de fuerte olor y sabor, que combina muy bien con el vino alemán Riesling o el vetusto italiano Zinfandel

Y de postre, un espumoso

Para los espumosos como el Champán o el Cava Brut o tempranillo Joven, también existen compañeros, como es el caso de los quesos tipo Robiola y el Camembert.

Si aún no te has decidido, siempre puedes dejar la organización del evento en manos de los profesionales de FuenteArcos, tu finca maravillosa, quienes se encargarán de crear una mesa de quesos inolvidable para acompañar con exquisitos vinos.
Además, organizamos catas de vinos en Madrid adaptadas a todos los paladares. Descubre todo lo que podemos hacer por ti en nuestra página web: http://www.fuentearcos.com
Y tú, ¿qué opciones conoces para realizar un buen maridaje? Cuéntanoslo en nuestras redes sociales: @fuentearcos